Top Ad unit 728 × 90

De Taxista a Record Guiness de las Tortas

En el 2004 el hombre que había crecido en Comas impulsó la preparación de una torta de 246 metros de largo. Y puso al distrito en el Récord Guinness. El hombre que comenzó a preparar tortas batiendo con un resorte hoy tiene una maquinaria enorme que lo hace todo por él. Ese hombre se llama Johnny Cobos.

Tortas Pieros Usted estudiaba Psicología en la universidad y hacía taxi en las noches, ¿cómo se vincula a la repostería?
Me gustaba la Psicología a pesar de que sabía que era una profesión en la que no iba a ganar demasiado dinero. También tenía ya a mi primer hijo Piero, debía mantenerlo y por eso hacía taxi. Pero la repostería siempre fue un hobby. Desde chico me encantaba la torta de chocolate que hacía mi tía Rosa, y tanto la fastidiaba que me enseñó a prepararla. La primera vez que vendí una torta fue a una juguería de mi barrio. La señora que atendía me preguntó si hacía queques. "Sí, también", decía. Nunca decía no puedo, aunque no supiera. Un día me pidieron torta helada. Para hacerla se necesita batidora y yo no tenía plata para comprar una y lo hacía con licuadora. Normal. La prueba de fuego fue cuando me pidieron chifón. "No hay ingenio que valga, de todas maneras necesitas batidora", me dijo la tía Rosa. Entonces, en la calle vi a un señor que vendía ponche en barquillo. El batía con un resorte. Fui al mercado central y me compré uno igual por cinco soles. Fue mi primera herramienta y la guardo como mi tesoro más preciado. Con ese resorte me salieron unos chifones de campeonato.

Pero todavía este no era un negocio que le quitara el sueño
Lo hacía para ganarme alguito. Solo eso. Pero un día haciendo taxi por el Rímac, una señora me pidió llevarla hasta La Victoria: cargaba ocho tortas para una tienda que tenía. En el camino tuvimos una conversación muy amena y al llegar le dije que yo hacía tortas, que yo podía traerlas a la puerta de su tienda sin costo adicional. Se mató de la risa. Y es que 17 años atrás que un varón haga tortas era poco creíble, poco masculino, y menos aun un taxista. Entonces le dije que le traería una muestra y si le agradaba hacíamos negocio. Y así lo hice.

Ese hecho cambió su visión de poder hacer empresa
Sí, aunque no creo que aquella torta haya sido tan buena. Yo creo que a la señora le gustaron mis ganas de querer hacer las cosas. Me dio la oportunidad y funcionó. De un día a otro ella necesitaba diez tortas y eso para mi era batir un récord. Pero uno debe aprovechar las oportunidades. Horneaba en la cocina de mi casa, las decoraba en la madrugada, y salía a las seis de la mañana rumbo a La Victoria.

¿Su familia lo apoyó desde el inicio?
Mi padre tenía una empresa importadora de repuestos, pero yo siempre fui muy independiente. La vida me había demostrado que la pastelería era un camino viable. Tengo una imagen muy clara: mi padre llegando a la casa con pan caliente y tamales para el desayuno, y viéndome cubierto de harina y trasnochado. Llorando me dijo: "Por qué te desperdicias en este negocio". Yo le dije que me dé tiempo para demostrarle que en verdad lo que hacía era lo correcto. "Ojalá Dios me dé vida", fue su sentencia. No pasaron más de dos años para que mi padre me diera un abrazo muy fuerte de respaldo. "Lo lograste", me dijo. Y ese abrazo ha sido para mí el premio más grande que he podido recibir en toda mi vida.

¿Cuándo abre su primera tienda?
Hace 15 años. Como había crecido la venta en esa tienda pensé que a la señora le iba a convenir más contratar a un maestro estable que seguir comprándome. Entonces si tenía un lugar para vender mis tortas no me quedaría sin trabajo. Fue así como me aventuré a abrir mi primera tienda en Comas. Fue muy austera, si ahora la gente pasara por una tienda así, no entraría. Era un espacio pequeño con vitrinas de segunda mano, pero tenía confianza en que resultaría.

¿Con cuántas personas trabajaba? ¿Y qué hacía para que más gente acudiera a su negocio?
Dos personas se encargaban de las ventas y dos más preparaban las tortas. Pero en unos meses ya el local no daba para más. Al comienzo la publicidad fue solo de boca en boca. Repartíamos algunos volantes y la gente comenzaba a hablar más de Piero's. Ya teníamos dos locales y la gente comentaba, llevada por el nombre, que el dueño de esto era un italiano. Por mí, mientras se siguiera vendiendo no había problema. Un día me llaman de radio Comas para entrevistarme. En la puerta el vigilante me dijo: "¿Lo van a entrevistar hoy? Debe estar equivocado. Aquí solo esperamos al gerente de pastelería Piero's". Seguro esperaba ver a un italiano alto de ojos azules, y nada más peruano que yo.

Siempre pensamos que lo foráneo es mejor
Yo siempre digo que aparte del subdesarrollo económico tenemos un subdesarrollo mental. Me molesta cuando viene la gente a la pastelería y no acepta llevarse la torta en una caja que diga Comas.

La gente cree que una torta hecha en Lima norte es inferior a una de La Molina
Por más que se haga en la planta más moderna del país. Hay muchas ideas tontas: Yo soy más blanco que tú, tú eres más cholo. Hay una enorme discriminación. Yo pensaba tener 10 locales en esta zona para luego expandir mi marca a otros distritos. Pero todavía no decidimos si ir como Piero's o con otro nombre. Sería muy doloroso haber trabajado tanto por hacer una marca y luego cambiarla.

Ni siquiera para ir a otro país, sino para abrir en otro distrito
Yo recuerdo que hace años siempre venía un señor que me compraba al por mayor. Un día, intrigado, lo seguí y descubrí que tenía una pastelería en Monterrico. Allí la vendía al doble de precio y le ponía otra caja con su nombre.

Construir la planta ha sido una primera meta cumplida
El año pasado compramos un terreno en Puente Piedra y empezamos a construir la planta. Actualmente hacemos más de 600 tortas diarias. Pero la capacidad de producción instalada es de 2.000. A fin de año la planta estará pasando una certificación de calidad en alimentos, previa al ISO. Se trabaja en la madrugada. A las 7 de la mañana todas las tortas están listas para repartirlas en mis ocho locales.

Todo eso ha aumentado sus costos, pero no se ha trasladado al público
El precio se mantiene igual porque vamos reduciendo otros gastos. Mientras antes compraba mermelada o conservas de frutas ahora las produzco yo mismo. Para las fototortas --en las que se graba el rostro del cumpleañero sobre la torta-- se necesitan hojas comestibles importadas, pero ahora yo las hago. Por la capacidad de compra que tenemos podemos decirle a nuestro proveedor de crema chantilly que elabore una crema especial: el sabor Piero's. Y ese sabor no lo encuentras en otro lugar.

Antes la imagen del progreso era salir de algún cono, invertir en otra parte, y usted ha preferido quedarse en el barrio.
Hoy somos el eje del desarrollo económico en la ciudad. Ya habíamos apostado antes de que lleguen las grandes empresas. No pienso por nada cambiar mi Lima norte. Me siento orgulloso de donde he salido y donde sigo estando. Y hoy no quiero salir. Aquí está mi sitio.
Pagina web: tortaspieros.com.pe



Si deseas ANUNCIAR tu negocio o evento escríbenos aquí Promueve Perú

Te Recomendamos: 
De Taxista a Record Guiness de las Tortas Reviewed by Luis Contreras Díaz on 16:44:00 Rating: 5


All Rights Reserved by Promueve Perú © 2017
Adaptación y Estrategia: Promueve Perú

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.