Top Ad unit 728 × 90

LUNAHUANA

Si lo suyo es la pasión por los deportes de aventura, este distrito sureño ubicado en la provincia de Cañete (Lima) se convierte en un lugar de obligada visita para derrochar toda adrenalina que su cuerpo está dispuesto a despilfarrar; a escasas horas de nuestra capital… Acompáñenos…

Tierra del sol, del vino y del camarón

Intensos rayos solares, suculentos y jugosos nísperos, canotaje y kayak; acompañados de una inconfundible copa de vino o pisco junto a un buen plato de camarones al ajo o una tradicional watia, son algunos de los encantos que a escasas horas de la agitada Lima podemos encontrar si optamos por enrumbarnos hacia el sur un fin de semana cualquiera.

Convertido en un lugar de obligada visita para quienes se declaren amantes de los deportes de aventura, un sendero vestido de verde se convierte en puerta de entrada hacia Lunahuaná, distrito sureño ubicado a 38 kilómetros al este de San Vicente de Cañete, capital de la provincia del mismo nombre, y a 182 kilómetros al sureste de nuestra capital, Lima.

Para llegar a tan paradisíaco destino, debemos enrumbar hacia la Panamericana Sur y después de casi una hora y media de camino se llega a Cañete, desde donde debemos tomar un desvío hacia la izquierda, a la altura del kilómetro 144 de dicha carretera, el mismo que nos conducirá hacia Imperial, Lunahuaná o Yauyos, lugares llenos de atractivos que pueden encandilar a cualquiera.

Pero nuestro destino es el que se ha convertido en uno de los valles más importantes de esta provincia sureña, Lunahuaná; convertido hoy en día en la capital turística de Cañete. Se extiende como una franja fértil –a ambas márgenes del río Cañete– con frondosos frutales y viñedos, cuna de los mejores piscos y vinos.

CABALGANDO SOBRE AGUA

Aunque los encantos de este valle no se limitan a la práctica de los deportes de aventura como el kayak, ciclismo de montaña, parapente, escalada en roca o el ala delta; el canotaje se ha convertido en el principal imán que atrae a miles de personas, que se prestan a desafiar a los turbulentos rápidos del río Cañete; convirtiendo de esta manera a Lunahuaná en el centro de la práctica de este deporte.

Con ello, resulta imposible no apreciar decenas de botes de vívidos colores que abarrotados hasta su tope desafían la bravura de uno de los cinco ríos más caudalosos de la costa peruana, el Cañete, que durante un fin de semana no solo recibe a los amantes de los deportes de aventura, sino también a quienes estén dispuestos a derrochar toda la adrenalina que su cuerpo desea despilfarrar.

Y como Lunahuaná se ha convertido en el paraíso de los deportes de aventura, tampoco resulta extraño ver a quienes han hecho del trekking, del kayak, de las cabalgatas y de los campamentos, sus principales pasiones. A lo que se suma la pasión por la pesca y el rapel, que han encontrado en este valle el mejor lugar para su práctica.

PASADO CON HISTORIA

Pese a que la magia y el encanto de este lugar se circunscriben en su ilación con los deportes de aventura, en Lunahuaná descansan muchos hechos que dan cuenta de su importancia en el Perú de antaño. De ello no solo dan testimonio los restos arqueológicos de Incahuasi, sino también las tradiciones orales que rememoran las pugnas entre incas y lugareños, además del establecimiento de las primeras poblaciones coloniales.

Según cuentan algunos lugareños, el nombre del valle deriva de la palabra quechua ‘Runahuanac’, que deriva de los vocablos ‘Runa’ que significa ‘Hombre’ y de ‘Huanac’ que significa ‘Escarmentar’, por lo que mientras para algunos la palabra daría cuenta de un ‘Pueblo Castigado’, debido a que sus pobladores se resistieron a la invasión incaica, para otros hace alusión a quien ‘da escarmiento a los hombres’.

Y todo, porque el lugar fue bautizado con ese nombre aludiendo al río que pasa por el valle, el que, por ser muy rápido, bravío y caudaloso, tiene muchas víctimas en su haber… razón por la que cobró un nombre tan bravo como el que ostenta hoy.

De esta manera, la historia de Lunahuaná se remonta a miles de años atrás, existiendo evidencias de que los primeros pobladores llegaron al valle hasta 2,000 años antes de Cristo, pero recién durante la expansión del Incanato el lugar se convierte en la segunda ciudad más importante del Imperio comandado por el noveno gobernante del Estado Inca, Pachacútec.

Un impresionante complejo arqueológico, testimonio de su milenaria historia, se puede apreciar en las ruinas de Incahuasi, que aún luce una serie de edificios ceremoniales que datan del año 1,400 después de Cristo. Convertidos hoy en mudos testigos de los inicios de un lugar que hoy obliga a derrochar mucho más que adrenalina.

CAMARÓN AL GUSTO

Para terminar su agitado día por Lunahuaná, nada mejor que la gastronomía del lugar para consolidar un incomparable fin de semana fuera de la bulliciosa Lima. Y para ello, una variedad de platillos hechos a base del principal actor de la culinaria de esta parte de Cañete, se convierten en los primeros en la lista.

Camarones reventados con tomate, picante de camarones, camarones al ajo, causa rellena de camarones, chupe de camarones y camarones a la piedra, son algunas variedades que puede elegir para saciar su apetito, todas acompañadas de una inconfundible copa de pisco o de vino, elaborados con uvas del lugar, para terminar de deleitar su paladar.
Así que ya lo sabe, un fin de semana lleno de adrenalina, con bellos paisajes a su alrededor, acompañados de una buena cocina lo esperan a pocas horas de nuestra bulliciosa ciudad… Solo es cuestión de coger su mochila y darse un salto por Lunahuaná…
Fuente: Elida Vega (Generaccion)


Si deseas ANUNCIAR tu negocio o evento escríbenos aquí Promueve Perú

Te Recomendamos: 
LUNAHUANA Reviewed by Luis Contreras Díaz on 22:50:00 Rating: 5


All Rights Reserved by Promueve Perú © 2017
Adaptación y Estrategia: Promueve Perú

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.