Top Ad unit 728 × 90

El Chupe - Cálido, energético, proteico y delicioso.

Cálido, energético, proteico y delicioso, son los adjetivos que mejor describen al Chupe, algo más que una sopa. Potaje con rica historia y múltiples variaciones provenientes de la riqueza de las diferentes zonas de nuestro país. En ellas, el aporte de los andes, del prodigioso mar y de nuestra generosa tierra, dejan sentir su presencia en nuestros paladares.

En el principio, solo agua, sal y ají hicieron el "Tsupe", pronto el Chupe. De eso ya varios miles de años, en algún momento durante el pre­cerámico. Nuestros ancestros, ya acos­tumbrados a cocer sus alimentos intro­duciendo piedras al rojo vivo en un gran mate hecho a partir de calabaza seca, hacían hervir el agua al contacto con las piedras. Era tanto el calor de estas, refie­re la crónica, que el agua llegaba rápida­mente a su punto de ebullición. En este momento, ají y sal serían agregados.

Del vocablo quechua chupi, sopa de papas en español, este milenario potaje, como muchos de los de nuestra culinaria, iría sumando ingredientes con el pasar de los siglos. Al ají, se le añadirían las papas, luego el maíz grande y blanco llamado mote, haba verde, papa deshidratada o chuño y la harina de maíz o chochoca, ga­narían presencia en la preparación de este plato. Lo mismo harían las hierbas y hojas comestibles, que con su aroma aportarían lo suyo para una placentera degustación.

Dan fe los restos que han llegado hasta nuestros días, que el hombre andino con­virtió al Chupe en el potaje obligado de su dieta diaria. Su aporte rico en proteínas, vitaminas y calorías, hizo que los chas­quis se cuenten entre sus innumerables consumidores. En esos grandes centros de acopio o reservorios que se sucedían cada 20 ó 30 kilómetros, que eran los tambos, no faltaba nunca una vasija de humeante Chupe para reconstituir el des­gaste físico de estos mensajeros de los andes.
Servido al alba, este plato presidía las largas jornadas de trabajo en el campo. Al llegar la noche, ya en casa, una cálida porción de Chupe protegía a comunida­des enteras del gélido frío que campeaba a esas horas en los andes. Los cronistas relatan que por ser este un plato de con­sumo diario, era excluido de las festivi­dades; ya que durante estas fechas, las carnes ocupaban el lugar de privilegio.

APORTES INVALORABLES
Ya con los españoles afincados en esta parte del mundo, el Chupe, enriquecido con el queso, leche y huevos, se consti­tuiría en una matriz de diversas variacio­nes de una inconfundible personalidad en nuestra culinaria. Al punto que en 1804, el viajero inglés W.B. Stevenson, quien nos dejaría una docta investigación sobre el potaje, afirmó que servido entre las cinco y las seis de la mañana en los andes pe­ruanos, "no hay mas variedad de chupes en el mundo, como las hay en el Perú".

Tal como relata el naturalista suizo Jo­hann Jakob von Tschudi, quien perma­neció en el Perú entre 1838 y 1843 ex­plorando y coleccionando plantas, en la evolución del Chupe se ve claramente el aporte de las regiones y, por ende, el enri­quecimiento de su preparación. "Primero agua, sal y ají, luego legumbres, hierbas, papas, pescado y posteriormente hasta frutas…", dijo en su oportunidad Tschu­di, refiriéndose a la incorporación paula­tina de cada una de estas especies en la composición del potaje en el tiempo.
El Chupe es, en buena cuenta, un muestrario de los productos de nuestra tierra. Ya que tal como demuestran estos dos amantes, entre otras cosas, de la cu­linaria peruana, la particularidad de este potaje, así como su relevante contribución para nuestra cocina, proviene de la contri­bución de cada localidad que generosa­mente puso al servicio de la gastronomía regional sus mejores productos en la ela­boración de esta sopa milenaria del Perú.

Eso nos invita a decir, tal como lo ha sostenido la investigadora y chef Glo­ria Hinostroza, que "una de las razones más importantes del reconocimiento de la gastronomía peruana como patrimonio cultural de la Nación es preservar los pla­tos antiguos del Perú, platos respetables, con miles de años de historia". Y el Chu­pe, por las razones expuestas constituye, sin duda alguna, no sólo uno de los más antiguos, sino de los más emblemáticos de nuestra culinaria, dada su indiscutible filiación desde siempre con la cocina del mundo andino.
Fuente: Cecilia Portella M.

Receta del Chupe de habas
Ingredientes :
3 cucharadas de aceite
1/2 taza de cebolla picada
1/2 cucharadita de ajos molidos
1 cucharada de pasta de tomate
Orégano
Ají molido, al gusto
Sal
Pimienta
6 tazas de agua
1/2 k de habas frescas, cortadas por la mitad a lo largo
3 papas blancas, peladas y picadas
2 huevos
1/2 taza de queso fresco, picado
3/4 de taza de leche evaporada
Perejil
Culantro picado

Preparación:

Calentar aceite en una olla y freír la cebolla con los ajos, pasta de tomate, orégano, ají, sal y pimienta hasta que esté cocido. Añadir el agua y llevar a hervir. Agregar las habas y las papas picadas y cocinar a fuego lento hasta que estén cocidas.
Mezclar los huevos con el queso y agregar a la olla. Agregar la leche con el perejil y culantro picado. Mezclar bien y rectificar la sazón.
4 – 6 personas


Si deseas ANUNCIAR tu negocio o evento escríbenos aquí Promueve Perú

Te Recomendamos: 
El Chupe - Cálido, energético, proteico y delicioso. Reviewed by Luis Contreras Díaz on 12:20:00 Rating: 5


All Rights Reserved by Promueve Perú © 2017
Adaptación y Estrategia: Promueve Perú

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.