Top Ad unit 728 × 90

Ciclistas en territorio Inca

Entramos al Perú una mañana de agosto por una pequeña frontera del norte del país con la esperanza de pedalearlo todo y de llegar hasta la frontera sur en el Lago Titicaca.


Texto : Susana Montesinos Tubée
Fotos : Didier Fobé y Bike Dreams

¿Qué significa pedalear tres mil quinientos kilómetros de ruta en los Andes peruanos?¿Qué efectos puede tener, además, la altura y los largos días en la bicicleta, cuando setenta kilómetros en trocha pueden parecer doscientos o más en asfalto?

El cansancio extremo y la más pura adrenalina. Para atravesar el Perú en bicicleta se necesita tener fortaleza física y mental; saber que se va a sufrir frío en las alturas, a lidiar con las piedras del camino y a descender trochas interminables. Caídas de granizo, lluvias torrenciales y un calor que agolpa con nubarrones de mosquitos.

Lo mejor está por comenzar : los Andes peruanos que es una cordillera que se levanta casi al pie del mar con sus montañas agrestes y rocosas, pobladas de cactus y de tierra, casi impenetrables.

Caminos accidentados
“The Andes Trail” no pasa ni por Lima ni por Arequipa, las ciudades más importantes del país. Más bien recorre partes de los caminos menos transitados.

“¿Adónde van?”, les preguntan a lo largo de la ruta. Ellos responden nombres de ciudades que quedan las unas muy alejadas de las otras : Huaraz, Huánuco, Cerro de Pasco, Ayacucho, Cusco, Puno, separadas por numerosas montañas, ríos, mesetas y valles. “¿Y no se cansan?”.

Desde Huanchaco, un pueblo en la costa, ingresan a la sierra por una trocha de tierra a lo largo de un río llamado Santa. El desierto costeño cambia su paisaje por una quebrada de montañas rojizas, que se convierte poco a poco en un impresionante cañón llamado El Cañón del Pato.

Qué fascinante lugar. Los ciclistas atravesamos en tres días con tres noches durmiendo en tiendas de campaña, cincuenta túneles de tierra, como si fueran las gargantas de las montañas, algunos de ellos muy pequeños, pero otros tan largos como un kilómetro o dos. El camino es una delgada línea que separa dos cordilleras al lado de un precipicio de mil metros de profundidad.

Pedalear a 4,890 msnm
Uno de los espectáculos más hermosos en “The Andes Trail” es el punto más alto en la ruta. En varias ferias de turismo internacional los posibles participantes preguntan : ¿Cuál es lo máximo de altura que alcanzan a lo largo del recorrido?

Nosotros respondemos : El Parque Nacional Huascarán y un paso de 4,890 metros sobre el nivel del mar. Ese es el punto más alto de todo el Quito – Ushuaia en bicicleta.

Campamento a 4,300 msnm. Edson, nuestro cocinero peruano, prepara una cena andina, lo que la gente de los poblados vecinos comería a esas alturas. Papas (patatas) hervidas de diferentes tipos, choclos (maíz) con queso fresco blanco, un mote de habas y chicharrones de cerdo y pollo, servidos en la mesa, con un tabulée de quinua como acompañamiento. La gente disfruta de los paisajes de la puna, plagados de ichu (pasto andino), con nevados que se pueden tocar casi con la mano.

Granizo al anochecer. Al día siguiente: el punto más alto de la ruta, los 4,890 msnm. Pedalear es casi un imposible. El médico del grupo, un belga llamado Didier, se preocupa por el estado físico de los ciclistas. ¿Conseguirán atravesar la cordillera? Avanzar es casi un imposible. El cerebro parece no formar parte del cuerpo y el ritmo se hace demasiado lento. Sin aire en los pulmones. ¿Seis kilómetros por hora montaña arriba? Casi caminando.

Los ciclistas pasan por uno de los paisajes más imponentes : a más de 4,500 msnm hay unas plantas enormes de diez metros de altura que se llaman puyas de raimondi. Ellas aparecen detrás de una quebrada y en pleno florecimiento. Las bromelias más grande del mundo. Una planta prehistórica que consigue vivir hasta los cien años de edad.

Antes de llegar a la cima, pasamos por el desvío hacia un nevado famoso llamado Pastoruri. El frío a esa altura no nos permite detenernos por mucho tiempo porque en ese momento aparece una nube de granizo. Sólo dos ciclistas no consiguen pasar los 4,890 msnm. ¡Imposible!, dicen. El resto estamos al otro lado de la cordillera.

La ruta de la coca
Los valles que llevan hacia Huánuco son verdes, con poblados pequeños casi desconocidos. Huánuco es una ciudad en el lado oriental de los Andes peruanos, considerada una ciudad selvática, calurosa, con el mejor clima del mundo, eso dicen. Está a 2,100 msnm.

Nosotros tardamos algo más de tres días en llegar allí. La carretera es una línea delgada que acaba de ser asfaltada y trepa y destrepa las enormes montañas de la serranía de Huánuco. Unos policías dicen que es la ruta de la coca, sin dudar una de las más bellas del tour, que desciende desde el Parque Nacional Huascarán y cruza toda la cordillera. Los ríos que vemos en esta región desembocan en el Amazonas.

En esa ruta está Huánuco Pampa, una ciudad incaica olvidada en el tiempo. Y hay muchos perros domésticos que parecen salvajes. Salen de sus casas corriendo detrás de nosotros enseñando sus fauces.

Después de una corta visita a la ciudad de Huánuco viene quizás el día más difícil del camino.

Ciento veinte kilómetros de distancia hacia la ciudad más alta del Perú : Cerro de Pasco, una ciudad minera y en subida. Los primeros ochenta kilómetros parecen fáciles de trepar. Nadie se preocupa por la altura. Pero antes de llegar al destino, una inclemente lluvia cubre el cielo y se descarga contra nosotros, los ciclistas.

Cerro de Pasco cubierta de nieve. Los ciclistas tiritando de frío. El hotel que sólo tiene un tanque de agua caliente. La gente se queja, escucho por allí la palabra renunciar. Pero al siguiente día, el viaje continúa por la carretera central desde Cerro de Pasco hacia Huancayo.

Zapateando en los Andes
Uno de los ciclistas es un muchacho alemán que está haciendo su tesis de maestría en este tour. ¿En qué consiste? En medir la resistencia del estado físico y mental de los ciclistas día a día.

Nosotros nos enrumbamos hacia Ayacucho por una ruta a lo largo de un río que alumbra a más de la mitad del Perú. El valle del río Mantaro está plagado de mosquitos que pican en los ascensos de una forma miserable.

En un poblado llamado La Esmeralda, los lugareños celebran una fiesta en honor a una virgen conocida como la Virgen de Cocharcas. Sale una procesión de la iglesia con una banda de músicos, la imagen de la virgen y un curita con la biblia en la mano. A los pocos minutos la banda cambia sus ritmos y toca un carnaval ayacuchano, típica música de la zona con arpa y saxofón. La gente sale en comparsa –incluso el cura- a bailar con los ciclistas. Ellos intentan con dificultad zapatear al ritmo de los pobladores.

¿Dónde están las llamas?
Los días son largos, las noches también. Cruzar el Perú de norte a sur a puro pedal es una verdadera proeza. De Ayacucho al Cusco son los días más difíciles del tour. La capacidad física y mental empieza a jugarles malas pasadas a los ciclistas. Pero, ¿dónde están las famosas llamas (camélidos sudamericanos) que tanto se ven en las fotografías? Los paisajes están poblados de vacas criollas y ovejas.

Nosotros no podemos creer lo que estamos viendo : más de siete descensos de más de cincuenta kilómetros de largo; caminos que ascienden entre poblados apenas pronunciados en los mapas; papagayos se escapan en bandadas, desde los árboles, cada vez que alguno de nosotros pasamos por su lado. La gente es amorosa en esta parte del Perú. Ellos siempre buscan capturar nuestra atención saludándonos con la mano.

Uno de los ciclistas se accidenta. Voltea en una curva y termina empotrado, casi, contra un muro de montaña. El brazo roto, el dolor. Lo llevamos hacia la posta médica más cercana. Los médicos del lugar aconsejan que se regrese a su país. A los pocos días nos despedimos de él en Andahuaylas. Así de rápido puede terminar para cualquiera de nosotros “The Andes Trail”.

Territorio Inca
Faltan pocos días para dejar el país. Las trochas quedan atrás por el asfalto desde Abancay (Apurímac) hacia el Cusco y Puno, últimas ciudades en la ruta.

Una noche vemos desde el campamento llamas de fuego apoderarse de una montaña a lo lejos. “Los pobladores están quemando los eucaliptos para sus sembríos”, me dice un policía. Es un espectáculo triste, la puna en llamas.

Un día después pedimos cuy (conejillo de indias) en un recreo campestre en Limatambo. La dueña del lugar nos dice que ya no crían cuyes, “toditos se murieron en la época de lluvias, en febrero señorita”. La granja de cuyes se convirtió en un restaurante de pollo frito.

Llegamos al Cusco un domingo por la mañana. Dos días de descanso en esta ciudad mestiza, con mezcla de inca y español. Es increíble pensar que este terreno fuera habitado por una cultura de la que sabemos muy poco, cuya arquitectura impresiona a los visitantes.

Dos días de descanso se convierten en tres días, debido a una huelga general en la región por un proyecto de canalización de aguas. Una empresa privada quiere desviar las aguas de un río que desemboca en el Amazonas, hacia el otro lado de los Andes, es decir, al Pacífico. Una historia digna del realismo-mágico. Las protestas producen bloqueos en las carreteras, los ciclistas tienen que caminar algunos kilómetros entre piedras, neumáticos en llamas y filas de camiones.

El viaje continúa rumbo al sur. Hacemos campamento en medio de la meseta del Collao (el comienzo del Altiplano), y llegamos a la última ciudad en nuestro camino por el Perú : Puno, en el Lago Titicaca.

Treinta y tres días en cruzar el Perú. Treinta y tres días con sus noches en los Andes peruanos pasando frío, calor, conociendo parajes que ni siquiera los lugareños saben que existen. Días en bicicleta, pedaleando sobre las dos ruedas. Tres mil quinientos kilómetros sobre la trocha y el asfalto. La frontera con Bolivia está muy cerca y todos aquellos relatos que están por venir : de una enorme explanada de sal, Uyuni, en la próxima entrega.

Articulo original de:
http://diarioenbicicleta.wordpress.com/


Si deseas ANUNCIAR tu negocio o evento escríbenos aquí Promueve Perú

Te Recomendamos: 
Ciclistas en territorio Inca Reviewed by Luis Contreras Díaz on 22:15:00 Rating: 5


All Rights Reserved by Promueve Perú © 2017
Adaptación y Estrategia: Promueve Perú

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.